La bruja Megg y su gato Mogg

Ilustración de El mal camino de Simon Hanselmann editado por Fulgencio Pimentel. Es el quinto volumen de la serie Megg, Mogg and Owl. Cómic del mes de julio de la BUR, nº 79/2019.

Esto era una niño australiano que se pasaba el día solo, viendo la tele, su madre drogadicta malvivía trabajando en un bar. A la vez que veía la tele dibujaba, todo el rato, sin parar. El niño creció y se largó en cuanto pudo a Londres. Ese niño se llama Simon Hanselmann (1982) y se ha hecho famoso por su serie Megg, Mogg and Owl, que está triunfando en todo el mundo. Ha conseguido crear un universo propio con unos personajes reconocibles a los que seguiremos durante mucho tiempo ya que tiene pensado seguir dibujándolos.

Su primer contrato lo firmó con la editorial española Fulgencio Pimentel en Logroño que se hizo con sus derechos para luego seguir en inglés con la editorial Fantagraphics en Estados Unidos. Megg es una bruja pelirroja, drogadicta y depresiva que vive de la ayuda social (tengo que parecer totalmente inempleable) con un gato fumeta. El que hemos elegido Cómic del mes de julio (nº 79) es el quinto volumen de la serie: El mal camino. Como los anteriores es a la vez divertido y deprimente. En gran medida reflejo de una generación: tele y sofá, comida basura y estupefacientes, desempleo y sexo abúlico.

Hanselmann sigue siendo un dibujante compulsivo, muy prolífico. Ha tenido que trabajar duro para hacer este volumen, se nota que está muy currado. Porque en la superficie es algo que parece muy tonto, con brujas y demás. Pero, en realidad, trata sobre la crisis de los opiáceos en Estados Unidos, sobre la depresión.

Parece tener un lado políticamente incorrecto y otro entrañable, empatizas con él, con su bruja Megg (que es su madre). Seguramente porque no tiene nada impostado, es auténtico. También le gusta travestirse (de bruja Megg por ejemplo) y en alguna presentación de sus cómics montar el pollo. ¡Nos encanta! Cualquier día queda inmortalizado en un capítulo de Los Simpson. ¡Disponible en la planta baja de la BUR!

Anuncios

Terry y los piratas

Cómic del mes de mayo de la BUR, nº 77. Los domingos se publicaba a todo color y a diario en blanco y negro en el periódico americano Chicago Tribune. Disponible en la planta baja de la BUR.

El cómic con el que os invitamos este mes de mayo, Terry y los piratas, es un rescate de la editorial Dolmen. Comenzó como tira diaria en blanco y negro en 1934 en el diario americano Chicago Tribune. El protagonista es Pat Ryan, que acompañado de  su inseparable amigo, Terry Lee, son raptados por unos piratas. Curiosamente para la época, la jefa de los piratas es una mujer: la Dama Dragón. Pero no es la única mujer que aparece, las mujeres fatales de Caniff son míticas.

Su creador, Milton Caniff, destacó por su prodigioso uso del blanco y negro, las luces y las sombras, hasta el punto de que hoy está considerado el Rembrandt de los cómics. Caniff ha influido en muchos dibujantes de cómic, en España por ejemplo en Jordi Bernet. Si os apetece saber más, leed la elogiosa crítica de Álvaro Pons en su blog La cárcel de papel. ¡Es uno de sus tebeos preferido!

Jordi Bernet, dibujante de la mejor serie negra producida en España , es uno de los autores en los que se acusa la influencia del estilo de Caniff. También disponible en la planta baja.

La princesa del manga

Cómic del mes de enero de la BUR (nº 73):  Maison Ikkoku. De la flamante ganadora del Gran Premio del 46 Festival Internacional de Cómic de Angulema 2019, Rumiko Takahashi.

El Gran Premio del 46 del Festival Internacional de Cómic de Angulema 2019 ha sido para Rumiko Takahashi, conocida mundialmente como la princesa del Manga. Tras más de cuarenta años de una carrera deslumbrante, más de 200 millones de copias vendidas en todo el mundo de sus obras, muchas de ellas convertidas en series de televisión, hemos querido hacerle un pequeño homenaje eligiendo Maison Ikkoku cómic del mes de enero de la BUR.

En sus inicios Rumiko vivía en un apartamento pequeño con sus dos asistentes. Era tan pequeño que muchas veces tenía que dormir en un armario. Eso, entre otras cosas, le sirvió de inspiración para su segunda obra: Maison Ikkoku. Y a partir de entonces, Takahashi ha publicado un éxito tras otro. Ha vendido millones de copias de sus tebeos y se ha convertido en una estrella mundial. Casi todas sus obras han sido adaptadas al anime.

En una sociedad en la que no aceptamos la diferencia, Rumiko siempre se ha centrado en destacar a los desvalidos y los excéntricos, argumentando su derecho a una segunda oportunidad. Sus héroes han marcado a más de una generación de lectores, en un trabajo que, a menudo en forma de comedia, es extremadamente progresivo.

Si os apetece saber más de esta autora, consultad este libro de Alfons Moline: Rumiko Takahashi, la princesa del manga. en el que analiza con detalle muchas de sus obras. En la planta baja dejamos expuesto todo lo que tenemos de Rumiko en la biblioteca (Fotografía de arriba).

El tesoro del cisne negro

Ilustración de El tesoro del cisne negro de Paco Roca y Guillermo Corral (Astiberri, 2018). Cómic del mes de la BUR, nº 72, diciembre de 2018.

Si hay algo que todo el mundo destaca de Paco Roca es su versatilidad. Desde su aclamado Arrugas hasta ahora no ha parado de trabajar en proyectos muy distintos. Acaba de llegar a las librerías su último trabajo: El tesoro del cisne negro.

El guión es del diplomático español Guillermo Corral. Coincidieron por puro azar y el diplomático le contó una historia sobre expolio de patrimonio español que él había vivido muy de cerca. Tras un tira y afloja, que si más realidad o más ficción, han creado una novela gráfica que excede del género de la aventura por la aventura para acercarse a la trama política.

La historia tiene ritmo, el tema es atractivo y se aprende mucho del mundo de las relaciones internacionales, el funcionariado, etc. pero…

Quizá sea un poco osado por nuestra parte decir que las imágenes a veces resultan muy repetitivas (Páginas 22-23, 55, 114-115, etc.) ¿De verdad se precisan tantas viñetas similares para reproducir los diálogos? ¿No sería más sencillo un sola viñeta con unos bocadillos de texto más amplios? Lo mejor: la cubierta o portada del libro.

Al parecer se está preparando una serie de televisión sobre la novela gráfica que se podrá ver en 2020. Se pretende rodar en los escenarios reales. De momento, queda a vuestra disposición en la planta baja de la Biblioteca. Llevátela en préstamo para estas vacaciones de Navidad.

Me he pasado la vida haciendo puntilla a las sábanas

Esta es la novela gráfica que ha ganado el Premio Nacional de Cómic 2018. Y Cómic del mes de octubre de la BUR (nº 70). Disponible en la planta baja. ¿Quieres estrenarlo?

Hace apenas unos días que Ana Penyas recibía el Premio Nacional de Cómic por su novela gráfica Estamos todas bien. La novela recoge los recuerdos de las dos abuelas de Ana, Maruja y Herminia. Ambas vivieron la posguerra y padecieron esa España pobre, triste y machista. Las mujeres no trabajaban fuera de casa, solo eran amas de casa, ya sabéis, sin paga, sin horarios, sin derechos. Mujeres que esperaban al marido, a los hijos, cosiendo.

Penyas utiliza fotografías, pequeños collages, mucha gamas de grises, no es un estilo amable, el tema desde luego no lo requiere, pero se lee de forma ágil. No es un guión especialmente elaborado, más bien retazos, anécdotas que sus abuelas le han ido contando. Todos encontramos reflejado algo de nuestra vida, reconocemos objetos, etc. Y ahora, esas abuelas, están bastante solas porque todos tenemos muchas cosas que hacer, mucha prisa. Eso también lo cuenta Ana Penyas.