La casa de muñecas de Katherine Mansfield

Hablaremos de Katherine Mansfield (Nueva Zelanda, 1888-1923) el jueves 14 de diciembre.

El próximo jueves 14 de diciembre tendremos una nueva sesión de nuestro club de lectura. Analizaremos tres relatos de Katherine Mansfield: El canario,  La casa de muñecas y Leves amores.

Katherine Mansfield (Nueva Zelanda, 1888-1923) es una de las autoras más transgresoras y modernas de la literatura anglosajona. Su escritura está considerada exquisita y sutil. En sus relatos aparentemente nada ocurre, con detalles nimios de la vida cotidiana, va tejiendo sus cuentos breves. Cuando acabas el relato sientes una pequeña emoción que ya no te abandona. Mansfield era una gran admiradora de Chéjov.

En los cuentos de Chéjov no pasa nada importante a simple vista. El interés está en una conversación, un ambiente. Los personajes suelen ser gente corriente, gente con una vida rutinaria, pero dentro de su insignificancia, en todo ser humano hay siempre algo por lo que resulta singular o interesante, pero no por lo que hace, sino por los recovecos de su mundo interior. (Página 89 de El cuento literario )

Repartiremos los ejemplares de la siguiente lectura y nos despediremos hasta 2018.

Anuncios

Un policía en la luna

Página 14 de Un policía en la luna de Tom Gauld. Cómic del mes de la BUR, nº 59 .

Noviembre nos dejó como CÓMIC DEL MES Un policía en la luna. El hombre ha colonizado la luna y allí vive rodeado de robots; una vida automatizada y rutinaria. Tan tranquila que algunos, ya aburridos, deciden volver al planeta tierra. Un cómic que con muchos silencios y apenas cuatro colores (gris, azul, blanco, negro) nos muestra lo absurda que puede ser la vida si vivimos rodeados de maquinitas, donuts y robots.

Tom Gauld, su creador,  nació en 1976 y se crió cerca de la ciudad escocesa de Aberdeen. Es dibujante de cómics e ilustrador y su obra aparece habitualmente en The Guardian y The New Yor Times. Nos gusta mucho su dibujo, sencillo e inexpresivo en apariencia, minimalista, y sin embargo lleno de humor y sátira. Tiene un estilo propio reconocible al primer trazo. ¡Dará que hablar!

A sangre fría

Ayer jueves nos juntamos para hablar de la escalofriante A sangre fría de Truman Capote. Nadie permaneció indiferente. Para unos resulta sobrecogedora y dura, para otros una obra maestra del género negro, una de las cumbres de la literatura norteamericana. Para todos, sin duda, la mejor obra de Truman Capote.

Me interesa cómo está escrita, cómo está estructurada, como un puzle. Capote juega con el lector, te va dando la información a retazos. Eres tú como lector el que monta el  rompecabezas.

Me gusta esa alternancia entre la vida tranquila en Holcomb, el pueblo de las víctimas  y los escenarios por los que se mueven los dos asesinos. Cultivar trigo, plantas de forraje, remolacha. Casas de madera, rebaños de ganado, elevadores de grano / Cheques calientes (cheques sin fondos), fiambre, corredor de la muerte, horca.

He aprendido cosas sobre el sistema judicial americano, la pena de muerte, etc.

Me asombra el ritmo de la novela, rápido, ágil, no la puedes dejar. Esa apariencia de objetividad, de noticia de periódico, la intercala con páginas más íntimas en las que profundiza en la psicología de los personajes. Por momentos consigue que te pongas en el lugar de los asesinos, incluso que llegues a empatizar con ellos.

A mí me ha sorprendido que desde el principio te cuenta que ha habido un asesinato y quiénes son los asesinos. Si embargo sigues leyendo porque te intriga saber cómo esos asesinos han ido precisamente a la granja de los Clutter. Hasta que no llegas a la página 205 (434 páginas tiene la novela) no descubres la relación entre ellos. ¡Sencillamente magistral!

 Me ha recordado El banquete celestial de Donald Ray Pollock que he leído recientemente.  En esta novela se van intercalando dos historias paralelas y hasta la mitad del libro no sabes qué relación hay entre una y otra. El banquete celestial es más graciosa, A sangre fría, mucho más dramática.

Os dejamos con una escalofriantes escenas de la película que Richard Brooks dirigió en 1967 y con la que ganó dos Óscars: al mejor director y al mejor guión adaptado.

Leyendo a Truman Capote

Truman Capote publicó su obra A sangre fría en 1965, tenía poco más de 40 años.

Estamos todos leyendo A sangre fría, uno de los relatos criminales más fascinantes de la historia de la literatura. Truman Capote estaba en New York cuando leyó la noticia del asesinato en un periódico. En ese momento decidió ir a Holcomb para investigar sobre lo ocurrido y ver cómo afectaba esto a la gente del pueblo. Y lo hizo junto a su amiga la escritora Harper Lee (Matar un ruiseñor). 

Truman Capote tuvo que ganarse la confianza de todos los testigos y habitantes del pueblo, no utilizaba ninguna libreta de notas, ya que decía que así se perdía espontaneidad. Por la noche, Capote y Harper Lee escribían las notas y compartían opiniones.

Durante seis exasperantes años estuve vagando a través de las llanuras de Kansas, sin saber si tenía o no un libro. Fueron largos veranos y crudos inviernos. Luego resultó que sí tenía un libro, una novela real. El mayor reto desde un punto de vista técnico fue permanecer al margen de la narración. Para el tono aparentemente distanciado del libro creí que como autor debería estar ausente.

Capote era delgaducho y tenía una voz muy aguda que exasperaba a su madre. Tuvo una infancia solitaria y triste y una madurez llena de excesos. Su vida fue interpretada en el cine por Philip Seymour Hoffman, papel por el que recibió un Oscar en 2005. ¡Nos vemos el 23 de noviembre!

Ana Frank ahora en cómic

Ilustración de David Polonsky para El diario de Ana Frank. El guión es de Ari Folman y ha sido publicado en España por Random House. Cómic del mes de octubre (nº 58) de la BUR.

La Fundación Ana Frank (Basilea) le encargó al cineasta Ari Folman (Israel, 1962) que escribiera una novela gráfica y dirigiera una película basadas en el Diario de Ana Frank. Folman es hijo de una familia de supervivientes del Holocausto nazi y estando en el ejército participó en la guerra del Líbano. Con ese bagaje y la ayuda del ilustrador David Polonsky dirigió la multipremiada Vals con Vashir.

 El diario de Ana Frank acaba de aparecer este mes de octubre. Lo hemos leído y mirado detenidamente y nos ha encantado. A los que todavía no han leído el libro les despertará la curiosidad y lo buscarán; los que lo leyeron hace tiempo disfrutarán con esta nueva Ana, que sin perder su esencia resurge con nueva imagen.

El guión es ágil, a pesar de tener bastante texto, a veces reproducen páginas enteras del diario, les ha parecido que tienen tanta fuerza que no han querido traducirlas en imágenes. A pesar de la dramática situación en la que viven Ana y su familia, los autores han conseguido salpicar el cómic con toques de humor (como en el propio diario) y no caer nunca en lo melodrámatico.

Uno de los escasos fotogramas de la película que circulan por las redes. Estreno previsto para 2018.

El dibujo es amable incluso en los momentos de mayor violencia (tiros, incendios, etc.) y no se limita a reproducir de forma realista y lineal lo que cuenta el texto, recurre a símbolos, esquemas, etc. Distintos tamaños de viñetas, a veces ocupan toda la página, a veces son diminutas; hay viñetas con pasillo, otras sin él, etc. En la página 34 por ejemplo para explicarnos lo distinta que es Ana de su hermana (esta última es más educada y comedida) nos las dibuja a las dos de frente haciendo justo lo contrario. De manera que no da tregua, te sorprende cada vez que pasas una hoja.

Es curioso que una historia tan conocida, pueda volver a contarse con un lenguaje nuevo y resultar tan fresca, tan enriquecedora. Por todo ello la hemos elegido Cómic del mes de la BUR, el número 58. Folman prepara el estreno de la película para 2018. Ana Frank os espera de momento en la planta baja de la Biblioteca.

Una novela asfixiante

Ayer jueves tuvimos nuestra primera sesión del club de lectura de este curso 2017-2018. Tras los saludos abordamos la novela Nada de Carmen Laforet. A todos les había gustado mucho leerla aunque el ambiente asfixiante que se respira en la novela hizo que algunos la leyeran de forma pausada, no es para leerla de seguido, requiere sosiego. La mayoría resaltó la pasividad del personaje de Andrea, es hermética, como si fuera una mera observadora. Su ausencia total de coquetería.

Los personajes los describe a pinceladas, con cierto aire expresionista. Por ejemplo el personaje de Gloria, al principio parece bastante plano, pero poco a poco vamos conociendo todos sus ángulos y acaba siendo un personaje redondo, uno de esos que no se olvidan.

Aborda muchos temas: la guerra y sus secuelas, el hambre, la violencia física y psicológica, las diferencias sociales, el amor, la soledad, etc. En cuanto al estilo de Carmen Laforet es sobrio, descripciones breves, concentradas; ella misma afirma: Escribo corto, ciño las palabras al hilo del relato.

Y tras una introducción breve sobre la época y la autora, cada cual fue dando sus impresiones.

Yo he venido al club porque estoy haciendo el trabajo de fin de grado (TFG) sobre esta novela, así que no podía faltar. 

Me gusta mucho el principio de la novela, arranca fuerte, luego se me desinfla un poco. Es una novela triste, gris, como si estuviera todo el día lloviendo

No hay un solo personaje que podamos considerar normal. La guerra civil los ha dejado destrozados, enloquecidos. Viven en la miseria, se gritan, se pelean.Todos tienen los nervios rotos.

Cuando iba leyendo tenía sensación de frío y hambre. Me identificaba con el personaje que cuenta la historia, Andrea. Ese gusto por las cosas hermosas, compra flores aunque luego no tenga para comer.

La violencia en la que viven era bastante habitual en la época. Todos hemos conocido alguna familia cuyo marido golpeaba a la mujer, familias con problemas económicos que criaban a sus hijos en medio de esa violencia. El niño que aparece en la novela por no tener no tiene ni nombre.

La historia de amor de Ena con Román y a su vez de Román con la madre de Ena roza lo folletinesco. Eso no me resultaba muy verosímil. Sí me gusta cómo se ve la miseria de unos y la riqueza de otros. Esas diferencias sociales de la España de posguerra.

Una novela que da para mucho, aborda muchos temas, pero ya eran las nueve de la noche y nos despedimos hasta el mes que viene, nos encontraremos de nuevo el jueves 23 de noviembre.

Antes de despedirnos nos hicimos esta foto con los ejemplares de A sangre fría de Truman Capote que es nuestro siguiente libro. Sala de prensa de la BUR. 21.00 horas.

Día de las escritoras en la UR

El Rector, Julio Rubio, abrió el acto puntualmente con el texto de Elena Soriano.

En la sala ELE de la Biblioteca a las doce en punto la directora de la Biblioteca, Marta Magriñá, abrió el acto con una introducción sobre la importancia de celebrar el día de las escritoras, la necesidad de dar visibilidad a escritoras de los siglos XIX y XX, de poner en valor sus creaciones y sus esfuerzos por dejar atrás la imagen de la mujer como ángel del hogar y reivindicar su derecho desarrollarse como ser humano.

El Rector, Julio Rubio, apoyó el acto con su presencia y argumentó que solo hay cinco mujeres rectoras en la universidades españolas frente a más de cincuenta hombres rectores. La cifra lo dice todo. Y fue el primero en leer uno de los veinte textos.

Nerea Fernández que recientemente leyó su tesis en la UR y es también poeta: Geografía interior.

Se habían apuntado para leer de todos los sectores de la comunidad educativa: profesorado, alumnado y personal de administración y servicios (PAS).

Ángela Baltanás, alumna de la UR que leyó el texto de Julia de Burgos.


Ángeles Goicoechea y Goio Sesma. Unidad de Igualdad de género de la UR.

Desde la unidad de Igualdad de la UR leyeron el texto de Elena Fortún, perteneciente a su libro Oculto sendero. El acto transcurrió en un ambiente informal, y todo el mundo se mostró entusiasmado con la idea de leer en voz alta textos que habían elegido de entre los veinte ofrecidos por la Biblioteca Nacional partiendo de la selección de Anna Caballé.

Libros a los que pertenecen los veinte textos que se leyeron.


El mismo acto lo repetimos por la tarde con otras veinte personas, la mayoría pertenecientes a nuestro club de lectura y personal de la Biblioteca que se apuntó encantado.

Así de contentas posaron el grupo de la tarde. Desde las 18.00 hasta las 19.30 leyendo.

Asunción Jiménez, profesora de la UR con Carmen Sáez, coordinadora del acto.

La profesora Maria Asunción Jiménez aportó también el testimonio de la primera mujer que reivindicó su derecho a entrar en la Biblioteca Nacional , corría el año 1837, y nos leyó la noticia del diario El País en el que se recoge con el título Leer es cosa de hombres. Resultó un testimonio fantástico para cerrar el acto.

Hoy celebramos el Día de las escritoras

Todo preparado en la sala ELE de la Biblioteca.

Hoy se celebra en toda España el día de las escritoras. Veinte personas distintas leerán en voz alta veinte textos de grandes escritoras. Pásate aunque solo sea cinco minutos a escuchar. De 12.00 a 13.30 acudirán personas de reconocido prestigio de nuestra comunidad educativa. Y si por la mañana no puedes, por la tarde de 18.00 a 19.30 estaremos también en la sala ELE. Si crees que las escritoras merecen más visibilidad, acércate a la biblioteca. ¡Te esperamos!

Tu minuto de gloria

La selección de los textos es de Anna Caballé, profesora de la Universidad de Barcelona y crítica.

Ya tenemos todo preparado para la celebración del Día de las Escritoras el próximo lunes 16 de abril. Todavía nos quedan algunos huecos libres en el turno de tarde. ¿Os apetece venir a leer en voz alta? Solo tenéis que pedir el texto (son todos muy cortos) y os lo mandamos para que ensayéis un poco en casa.

Ya sabéis que el objetivo es dar visibilidad a las mujeres escritoras. Es también una manera de descubrir a mujeres valientes, mujeres que se atrevieron a buscar su propio camino, lejos del calorcito del rebaño. ¿Sabes quién fue Elena Garro? ¿Y Gertrudis Gómez de Avellaneda? Ven a conocerlas, y atrévete a leer en voz alta por la mañana o por la tarde el próximo lunes. Y puedes traer a una amiga, un compañero, etc. Todos tenemos derecho a un minuto de gloria. ¡Atrévete!

Exposición en la planta baja de la Biblioteca de la Universidad de La Rioja. Sala de prensa.