Todo el verano por delante

Tenemos todo el verano por delante para caminar, mirar, leer…

Nos espera un caluroso verano, así que habrá que dedicar las largas tardes a disfrutar de la lectura. Os proponemos picotear un poco de todo. Porque hay ratos en que el cuerpo te pide una novela larga y apasionada: Emma de Jane Austen. Otras buscamos algo divertido a la par que informativo: Sexo en la tierra: un homenaje a la reproducción animal.

Si no puedes parar en tierra cristiana, lo tuyo es esta Antología de relatos hiperbreves. Quizá necesitas algo más inquietante, pues llévate los cuentos de Joyce Carol Oates. Y si te invade el desánimo, un cómic ingenuo con su punto de humor puede salvarte: la serie de Paul. Pero quizá estás lleno de Repelencias y solo puede contentarte el humor del gran Rafael Azcona.

Y esto son solo algunas propuestas. ¡Tienes toda la Biblioteca a tu disposición! ¡Todo el verano por delante!

En la Planta baja de la Biblioteca, en el Rincón del Lector te esperan estos y muchos más.

Mark Twain, el hombre que hablaba por los codos

Libros de Mark Twain que estamos manejando para la sesión del club de lectura del 18 de mayo.

El próximo jueves 18 de mayo tenemos una nueva cita con nuestro club de lectura y además es la última de este curso. Hemos querido dedicarle una sesión a Mark Twain porque es un autor que nos encanta. Además de su afamado  libro Las aventuras de Tom Sawyer escribió relatos cortos y es una delicia leerlos hoy. Sus diálogos son extraordinarios, escuchaba muy bien e imitaba estilos de habla.

Tenía un sentido del humor contagioso, le gustaban las muecas, los monólogos, los dialectos y las caricaturas; las palabras frescas, llamar a las cosas por su nombre. Pasó gran parte de su tiempo dando conferencias porque era muy ocurrente y hablaba por los codos. Os recomendamos especialmente este delicioso relato que Twain inicia diciendo que para conocer a una comunidad debe observarse el estilo de sus funerales: El funeral de Buck Fanshaw.

Os esperamos el jueves 18, en la cesta del club en la planta baja de la BUR tenéis ejemplares disponibles. ¿Habéis llegado ya al capítulo en el que nombra a un bicho pellizcón? ¡Todos leyendo el divertido Las aventuras de Tom Sawyer!

Mi marido es un imbécil, mi mujer es una histérica

 Kate Winslet y Leonardo Di Caprio en una escena de Vía revolucionaria de Sam Mendes.

Kate Winslet y Leonardo Di Caprio en una escena de Vía revolucionaria de Sam Mendes.

Estrenamos el año 2017 con una novela llena de sarcasmo que no deja a nadie indiferente: Vía revolucionaria = Revolutionary roadEn 1961 quedó finalista a novela del año y los críticos la calificaron de novela perfecta. En 2008 Sam Mendes la llevó al cine con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. En 2015 Richard Ford, premio Princesa de Asturias de las Letras, lo nombró como referente en varias entrevistas. Así fue como lo descubrimos nosotros. Y desde entonces es nuestra novela favorita.
viarevolucionariaRichard Yates nos presenta un matrimonio que se cree especial, son elegantes, guapos, tienen buen gusto, viven a las afueras y le piden a la vida algo más que un empleo alimenticio. Muchos nos reconocemos en ellos y a la vez suspiramos aliviados por no ser como ellos, por no tener un destino tan trágico.
Una de las cosas que más nos gustan de la novela son los diálogos, incisivos, crueles, regados de alcohol.

Hablaremos de todo esto el jueves 19, si todavía no la habéis leído… ¡Empezad ya!

Cuando tu marido es un elemento radiactivo

Jueves 16 de diciembre de 2016. Club de lectura de la BUR.

Jueves 15 de diciembre de 2016. Club de lectura de la BUR. Hablando de “Voces de Chernóbil”

No debe usted olvidar que lo que tiene delante ya no es su marido, un ser querido, sino un elemento radiactivo con un gran poder de contaminación. No sea usted suicida. Recobre la sensatez. (Frase de un médico a la mujer de un bombero. Página 32)

La primera de las historias de Voces de Chernóbil, Una solitaria voz humana, es una de las más conmovedoras. En la sesión de ayer jueves todos coincidimos en la dureza de la obra y sin embargo, en lo necesaria que resulta.

voces-de-chernobilEs sobrecogedora pero hay que conocer la historia, las cosas que pasan; tendría que ser de lectura obligada en los institutos, para que los jóvenes sepan lo que ocurrió, muchos desconocen por completo la gravedad de la catástrofe de Chernóbil.

Este libro yo no lo hubiera leído jamás, confieso que lo he leído por obligación, por compartir la lectura con vosotros. Porque soy muy escéptico, pienso que esto puede volver a pasar, en cualquier central nuclear, no son seguras. Y si ocurriera, nos engañarían de nuevo, no nos cuentan toda la verdad, en ningún país, capitalista o comunista. ¿Es segura Garoña? ¿Sabemos toda la verdad sobre Japón?

No había leído nunca una obra así, entre novela, reportaje literario, crónica periodística, entrevistas. La suma de todos los testimonios, muy distintos unos de otros, es lo que te da perspectiva, ves la catástrofe desde distintos puntos de vista.

Me gusta porque a pesar de las tragedias humanas que recoge, la autora mantiene cierta distancia, no cae en sentimentalismos inútiles, el tono es objetivo, y eso le da más fuerza si cabe. He leído que la autora afirma que El socialismo de hoy es una mezcla de prisión y jardín de infancia. El pueblo ruso lleva siglos sufriendo. El paso hacia el capitalismo lejos de ser suave ha sido salvaje, ha generado mucha desigualdad.

Desde luego, la obra provocó mucho debate y algunos rogaron que busquemos libros alegres para otras sesiones. Para compensar. Nos despedimos con estas palabras que pronunció la autora en su discurso al recoger el Premio Nobel en la Academia sueca:

¿Por qué escribo? Me han llamado una escritora de catástrofes, pero esto no es cierto. Siempre estoy en busca de palabras de amor. El odio no nos salvará. Solo el amor. Y tengo esperanza…

No hay que arrancar las flores en Chernóbil

 chernobyl_mapa
Este largo puente estamos leyendo Voces de Chernóbil de Svetlana Alexiévich (Bielorrusia, 1948), Premio Nobel de Literatura 2015.
La obra recoge testimonios de personas víctimas de la catástrofe nuclear de Chernóbil, una pequeña ciudad situada cerca de la frontera bielorrusa. Los bielorrusos no tenían una sola central atómica en su territorio y sin embargo fueron víctimas del desastre tecnológico más grave del siglo XX.
voces-de-chernobilAlexiévich nos cuenta también los motivos por los que recogió estos testimonios, cómo el desastre cambió para siempre los conceptos de espacio (espacio arruinado), tiempo (las consecuencias afectan a varias generaciones), amor y muerte.
Cuando lees el libro (alejado totalmente de lo lacrimógeno) sientes empatía por esos seres humanos que no quieren dejar sus tierras, sus casas, aunque estén envenenadas.
Y te sorprende la ingenuidad con la que los soldados, los liquidadores, los bomberos, acudieron a ese infierno, sin información, sin protección alguna. Y casi siempre son sus mujeres las que lo cuentan, ellos ya han muerto, ya están enterrados en féretros de zinc.
El relato que más nos ha conmovido es el primero: una solitaria voz humana. La joven esposa de un bombero nos cuenta los 15 días que pasó con su marido hasta que murió, cuidándolo en el hospital, escondiendo su incipiente embarazo. ¿Cuál os ha conmovido más a vosotros?
El próximo Jueves 15 de diciembre hablaremos de este libro en el club de lectura, una obra admirable e imprescindible.
Os dejamos con este documental en el que las imágenes, tras leer el libro, resultan aún más reveladoras. ¡Una lección de historia!

Yo tenía una granja en África

Nairobi Safari Walk.

Muchas veces,  vi el paso de las jirafas con su curiosa e inimitable gracia vegetal, como si no fuera una manada de animales, sino una familia de flores enormes, raras, de tallos largos y moteados, que avanzara lentamente. (Karen Blixen) Imagen de Nairobi Safari Walk.

Ha llegado el otoño y con él  una nueva edición de nuestro club de lectura, ya la sexta temporada. Estamos deseando empezar y hablar de la baronesa Karen Blixen y su novela Memorias de ÁfricaUn relato que transmite ganas de vivir, de viajar, de disfrutar de la naturaleza, del vino, de cada cosa que nos rodea.

No es una novela de personajes, la protagonista parece ser la propia granja, inalterable, al pié de las colinas de Ngong (Nairobi, Kenia, África). Los nativos llamaban a Blixen, la leona, y es ella la que nos va relatando todo lo que sucede en su granja. Descubrimos así a los Kikuyus (nativos), los Masai, los Somalíes; y nos deleitamos con las soberbias descripciones de paisajes, animales y personas. Solo por ellas ya vale la pena leer la novela.

Por aquel tiempo Lulú (una gacela) era solo del tamaño de un gato, con grandes y tranquilos ojos purpúreos. Tenía unas patas tan delicadas que temías que no pudiera soportar el doblarlas y desdoblarlas otra vez cuando estaba tumbada y se lenvantaba. Sus orejas eran suaves como la seda y extraordinariamente expresivas. Su nariz era negra como una trufa. Sus diminutas pezuñas le daban el aire de una dama china de la vieja escuela, con los pies ceñidos por lazos. Era una curiosa experiencia tener una cosa tan perfecta en tus manos. (Página 73)

¿Qué os ha parecido la obra? ¿Lo que más os ha sorprendido? ¿Alguna frase o párrafo que os ha llegado especialmente? Esperamos vuestros comentarios y nos encontramos presencialmente el próximo jueves 20 de octubre a las 19.30 en la planta baja de la BUR.

img_20161013_134627

Cuentos y leyendas de los Masai: un pueblo de África Oriental / Faraggi. Kókinos, 2007

¿Cómo se explica que Richard Yates no esté en las librerías?

Vía revolucionaria publicada en 1990 fue calificada como novela perfecta. ¡No te la pierdas!

Vía revolucionaria de Richard Yates fue calificada de novela perfecta al publicarse en 1961.

Cuando este año Richard Ford recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras nos lanzamos a leer todas sus obras y dimos con un curioso libro: Flores en las grietas. En él Ford reflexiona sobre la literatura y nos habla de forma meticulosa de un autor desconocido para nosotros hasta ese momento: Richard Yates. Ford es un gran admirador de su primera novela, Revolutionary Road (Vía revolucionaria),  que fue llevada al cine por Sam Mendes. Tanto Mendes como Ford han contribuido a la revalorización de la obra de Yates.

Tras leer la novela, uno no puede dejar de preguntarse por qué no es más conocido Richard Yates. Si vas a una buena librería te encuentras con un fondo de clásicos: Raymond Carver, Hemingway, Nabokov, Kafka, Chéjov, etc. ¿Y por qué no Richard Yates? Por qué el autor de una novela que al publicarse fue tildada de perfecta permanece en el olvido. También hemos leído su libro de relatos, Once maneras de sentirse solo, y para nuestro estupor es un libro agotado, disponible solo en bibliotecas. De modo que reivindicamos a este autor, que se reedite y que esté en las librerías como lo que es: un clásico. Lean esta novela por favor: es perfecta. Y luego, vean la película protagonizada por la maravillosa Kate Winslet. Todo disponible en la Planta baja de la BUR.