La escritura contenida de Elvira Valgañón

La escritora Elvira Valgañón en la Biblioteca de la Universidad de La Rioja. Logroño, 23-01-2020

Elvira Valgañón llegó a la Biblioteca diciendo que le hacía mucha ilusión volver a la Universidad de La Rioja. Para nosotros fue un lujo contar con su presencia y poder preguntarle con tranquilidad. Esta sesión del club de lectura nos la planteamos como una oportunidad para indagar en los entresijos de la escritura de Elvira, de su trabajo literario.

¿Cuándo empezaste a escribir? 
Me recuerdo escribiendo desde muy pequeña. Mi abuelos eran grandes contadores de historias. Mis padres son maestros los dos y en casa siempre hemos tenido muchos libros; lo mismo leía Los cinco (Enid Blyton) que Agatha Christie que Shakespeare. Leía sin criterio y leía de todo. De ese gusto por los libros creo que nació mi afán por escribir. Luego aquí en la Universidad descubrí a Cortázar y a tantos autores y desde entonces escribo relato corto; y esta novela Invierno, es un poco lo que siempre había soñado escribir. 

Club de lectura de la Biblioteca de la Universidad de La Rioja. 23-01-2020

¿Cómo surgió publicarla en la editorial riojana Pepitas de calabaza? 
Pepitas es una editorial muy prestigiosa pero yo no sabía si querrían publicar mi novela, me daba un poco de pudor mandarla pero una amiga, a la que le enseño lo que escribo porque es una gran lectora, la mandó por mí. Para mi sorpresa me llamaron muy interesados. 

¿Esperabas esta repercusión siendo una autora desconocida? 
Para nada.Yo he sido la primera sorprendida. Al poco tiempo de publicarse la novela empezó esta corriente de la España vacía, este gusto por lo rural, y de repente mi novela estaba ahí. Un día me llamaron de la radio, del programa que hace Pepa Fernández en Radio Nacional, No es un día cualquiera. Ese día se hacía desde Logroño y me invitaron. Estuve muy nerviosa en la entrevista y no sabía que tenía tantos oyentes.Y luego la crítica tan elogiosa de Ernesto Ayala Dip en BabeliaHan apoyado mucho también los clubes de lectura. Me ha sorprendido la cantidad de clubes que hay por toda España. En estos clubes me dicen cosas muy bonitas de la novela, mucha gente ve reflejado su pueblo, reconoce algunos personajes; eso no me lo esperaba, bueno no me esperaba nada de lo que está pasando con esta novela.

Y tras el interrogatorio al que sometimos a Elvira abrimos el turno preguntas concretas sobre la novela corta Invierno.
¿Te has basado en un pueblo concreto? 
Yo tengo dos pueblos, el de mi padre que es Valgañón y el de mi madre que es Bararán. El pueblo de mi novela, Cerveda, es una mezcla de los dos. Yo no quería decir el nombre de un pueblo real porque creo que puede ser cualquier pueblo. En todos los pueblos hay historias de indianos, de personas que han ido a la guerra, etc. Sí que hay riojanismos, porque yo quería que mis personajes sonaran reales, que hablaran como hablaban mis abuelos. Yo ya no uso esas palabras pero las reconozco cuando las oigo: africes, pucherito, prao, fonda, Casa de las perdidas, etc. Soy filológa de formación y me da pena que desaparezcan ciertas palabras porque se dejan de utilizar. 

Elvira publicará en septiembre un nuevo libro con Pepitas de calabaza. Será de relatos.

¿Los personajes son reales o inventados?
El único real es el del soldado que aparece casi muerto en el prao. Esa historia la contaban mis abuelos. Tirando de ese hilo me fui documentando y leí mucho sobre la Guerra de Filipinas (1899-1902), las Guerras Napoleónicas (1798-1814) y la Guerra Civil Española (1936-1939).Tuve que hacerme un eje del tiempo para colocar correctamente a los personajes a lo largo del tiempo. 

Lo que he querido es recrear el ambiente de las cosas que contaban mis padres, mis abuelos. Un familiar estuvo en Filipinas y cuando me puse a investigar descubrí que esos jóvenes que fueron allí a luchar no eran soldados, eran jóvenes que estaban haciendo la mili y de repente se vieron en país muy caluroso en el que no hay invierno. Y muchos volvieron mutilados.Y cuando volvieron no podían ni contar lo que habían vivido porque nadie quería escucharles, porque eran los vencidos. Me pareció terrible. 

¿Y ese maestro, ese personaje tan entrañable, de dónde sale?
Todos los personajes de la novela tienen en común el miedo y el maestro es uno de los que más miedo tiene. Miedo de que le quiten a la niña. Admiro mucho a los maestros que iban a un pueblo pequeño y vivían allí y enriquecían el pueblo con su cultura, con los libros que llevaban. En una época en que no había bibliotecas, cuando mucha gente no sabía leer y el maestro era en cierto modo el motor cultural. 

¿Por qué dejas espacio en blanco entre algunos párrafos?
La estructura de la novela no es líneal, cambio de escena, de personaje. Es una manera de avisarle al lector, ahora te voy a contar otra cosa. Una manera también de dejarle respirar.

Y eran más de las nueve y tuvimos que cortar aunque podíamos haber seguido hablando porque es una novela que sugiere muchas cosas. Todo está muy medido, no le sobra una palabra; una contención que agradeces como lector, te deja espacio para rememorar tus propias vivencias.

Algunas personas comentaron que al leer la novela pensaron en Las ratas de Miguel Delibes. Elvira se sintió muy halagada con esta comparación y nos despedimos hasta el año que viene que ojalá pueda volver a presentarnos su nuevo libro de relatos. ¡Gracias Elvira!

Lo que leeremos en 2020

El jueves 23 de enero leeremos Invierno y el 20 de febrero La niña en llamas.

Ya tenemos preparada la nueva programación de Enero y febrero de 2020. Hemos elegido dos novelas cortas pero intensas. Empezaremos con Invierno de la riojana Elvira Valgañón el jueves 23 de enero. Tendremos la suerte de contar con su presencia y podremos preguntarle todo lo que queramos. Nos hace mucha ilusión porque ha sido alumna de la Universidad de La Rioja y nos alegra mucho su éxito como escritora. La novela ha tenido excelentes críticas.

Aprovechad las vacaciones navideñas para leer Invierno envueltos en una manta junto al fuego. ¡Felices fiestas! ¡Nos vemos en 2020!

Club de lectura con Nell Leyshon

Nell Leyshon (Inglaterra, 1962) mantendrá un encuentro con clubes de lectura en la Biblioteca Rafael Azcona de Logroño este jueves a las 17.30 horas. Gracias al Festival de Narrativas Cuéntalo.

Estamos todos leyendo la novela El bosque de Nell Leyshon. La autora está estos días en Logroño como invitada al Festival de Narrativas Cuéntalo. Pues bien, tendremos un encuentro con ella este jueves 21 de noviembre a las 17.30  horas.

Parece ser que tiene mucho interés en conocer a sus lectores y se nos ha invitado a participar como club de lectura con otros clubes riojanos. Otros están leyendo Del color de la leche. Anotad todas vuestras preguntas porque Nell habla español y podrá contestaros de forma fluida. No olvidéis traer los ejemplares de El bosque y allí mismo os entregaremos el siguiente libro.

La sesión será en la Biblioteca Rafael Azcona. Si os apetece a las 19.00 horas (justo después del club) y en el mismo espacio participará en un debate con Manuel Jabois y Sabina Urraca. ¡Nos encontramos en la Azcona!

Hablaremos de estas dos novelas de Nell Leyshon editadas por Sexto Piso.

Ignacio Ferrando en Logroño

Sesión del club de lectura El color de la mirada. Biblioteca de La Rioja,  23-10-2019.

Ignacio Ferrando está estos días en Logroño y no para de acudir a distintos encuentros con sus lectores. Ayer en el espacio Semilla negra (Calle San Juan) impartió un taller de escritura, de allí se marchó a la Biblioteca de La Rioja y debatió con las personas que integran el club de lectura de relato corto El color de la mirada. Hoy jueves a las 16.30 estará en la librería Cerezo presentando su última novela: Referencial.

El escritor Ignacio Ferrando (a la derecha) y Ángel Matute, coordinador del club de lectura de relato corto El color de la mirada.

Y a las 19.30 acudirá a nuestro club de lectura con su novela La quietud.  Ayer compartimos la tarde con él y en todo momento se mostró cercano y cordial. Dice Ferrando que le preocupa mucho el tema de las elecciones, las elecciones vitales, esas decisiones que hemos de tomar a lo largo de nuestra vida y de cómo, el no tomarlas, el no decidir, es también una forma de decidir. El problema es que si tú no decides, otros lo harán por ti. Pero dice muchas más cosas, si te apetece escucharle esta tarde a las 19.30 os esperamos en la Biblioteca de la Universidad de La Rioja. ¡Entrada libre!

La vejez según Taniguchi

Ilustración de El olmo del Cáucaso de Jiro Taniguchi. Ponent Mon, 2016.

La sesión del club de lectura de ayer resultó muy variada, el cómic de Taniguchi, El olmo del Cáucaso, generó muchos temas de conversación. Todos coincidimos en que a través de estos ocho relatos se aprende mucho sobre la cultura japonesa. Hay un tema recurrente en todos ellos: la vejez. Y es que Japón es el país más longevo del mundo. Oficialmente, allí la tercera edad es a partir de los 70 años. En cambio las pensiones de jubilación son bajas, esto hace que muchos ancianos vivan con sus hijos, con la falta de libertad que eso genera, los problemas de convivencia, etc. Esto puede apreciarse por ejemplo en los relatos La vida de mi hermano y Los alrededores del museo.

Yo he leído cada relato de forma sosegada. No todos seguidos, leía uno y lo dejaba y le daba vueltas mientras hacía otras cosas. De esta forma lo he disfrutado mucho.

Me gustan más las obras de Taniguchi en las que él escribe también los textos. En esta, escrita por Utsumi, a veces veo demasiada moralina. 

Me cuesta mucho leer cómic, no me aporta nada el que tenga dibujos, sin embargo en este creo que he aprendido mucho sobre la sociedad japonesa. 

En Neflix hay una serie basada en otra obra de Taniguchi, El gourmet solitario, titulada Samurai gourmet, que es fantástica, aprendes mucho de gastronomía japonesa. ¡La recomiendo!

A mí me ha producido mucha ternura Los alrededores del museo. Esos dos ancianos que se enamoran a pesar de la presión de los hijos. Y el final resulta muy esperanzador. También me ha llamado la atención que aparecen muchos niños. Por ejemplo el relato Atravesando el bosque, protagonizado por dos hermanos, es muy sutil. El caballo blanco de madera también habla de la infancia y de cómo educamos a los hijos. 

El dibujo puede parecer frío y distante pero es el complemento ideal para las historias bastante tristes y con mucha carga emocional. 

Surgió el tema de la soledad, de lo que les cuesta a los japoneses las relaciones sociales, del sexo virtual, etc. Francamente esta novela gráfica nos dio mucho juego, a las 21.30 nos despedimos hasta la siguiente sesión, el próximo 23 de mayo, la última de este curso, con una novela llena de humor: La cámara verde.

Leyendo a Taniguchi en el club

Este mes de abril estamos leyendo en el club de lectura El olmo del Cáucaso de Jiro Taniguchi.

Este primaveral mes de abril, estamos todos leyendo El olmo del Cáucaso y otras historias… dibujado por el gran Jiro Taniguchi con guión de Ryuichiro Utsumi. Podríamos decir que estas historias apenas tratan de nada, nos cautivan por su simplicidad y su ritmo pausado. Os pedimos que elijáis dos historias que os gusten especialmente. ¡A ver si hay coincidencias!

Taniguchi inventó el concepto de manga sereno en contraste con el manga de acción lleno de onomatopeyas. El próximo jueves 11 de abril hablaremos en el club de lectura de esa paz interior que nos transmite el gran maestro del manga. ¡Os esperamos a las 19.30!

La Barcelona de Eduardo Mendoza

Barcelona. Exposición de 1929. La plaza de España en construcción.

Eduardo Mendoza se documentó durante años para escribir esta novela que algunos denominan histórica pero que no lo es dado que juega constantemente con la realidad y la ficción, amalgama  ambos aspectos y a veces como lector te asalta la duda ¿será verdad esto que cuenta?

En cuanto a la estructura de la novela, consta de siete capítulos; al principio va intercalando digresiones, relatos históricos, con la historia del protagonista Onofre Bouvila, pero hacia la mitad se centra más en este personaje y sus avatares, no vuelve a interrumpir el relato hasta el último capítulo en el que habla de la preparación de una nueva Exposición Universal. Utiliza la técnica del collage. Plagada de saltos en el tiempo.

La historia es vista y contada a través de la delincuencia y sus personajes son delincuentes también. Adapta muy bien el lenguaje de las distintas capas sociales que pululan por la novela. Aborda muchos temas: centralismo frente a nacionalismo, corrupción, independentismo, diferencias sociales, etc.

Mendoza reivindica el uso del humor en la novela contemporánea. Utiliza el humor para mostrar lo amargo y lo absurdo de la realidad. Un humor a veces esperpéntico, exagerado. Incluso las muertes y las venganzas las narra con desenfado, en tono de parodia, casi con frivolidad. Especialmente impactante es el final, digno de una película de James Bond.

El crítico José Saval la compara con El gran Gatsby, dice que la ciudad de Barcelona no se diferencia mucho del Nueva York de Fitzgerald. Que hay muchos paralelismos entre las dos historias.

A algunas personas del club estas digresiones se les han hecho un poco pesadas, inflan el relato quizá innecesariamente. En cualquier caso resultó muy interesante el debate. La próxima cita para el 11 de abril ya que las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina.

La escritura desnuda de Coetzee

A J.M. Coetzee (Ciudad del Cabo, 1940) se le otorgó el Premio Nobel de Literatura en 2003 por su brillantez a la hora de analizar la sociedad sudafricana. Hemos leído su novela Desgracia.

En la sesión del club de lectura de ayer jueves hablamos de la novela Desgracia de Coetzee, ambientada en Ciudad del Cabo en el post-apartheid. Las leyes han cambiado pero la realidad del día a día, la convivencia entre negros y blancos sigue siendo complicada.

Antes de empezar a hablar de la novela contextualizamos un poco la historia de la colonia de El Cabo. Fue fundada a mediados del siglo XVII para proveer de agua y alimentos a los buques holandeses que pasaban hacia las Indias orientales. Las sociedades indígenas que provenían del sur de África fueron desplazadas por los  europeos. A lo largo del siglo XIX estaba en pleno apogeo la colonización de los africanos, que acabaron siendo sometidos por los europeos.

Los primeros que se instalaron en la zona sur de África fueron los holandeses, descendientes de los bóers, los cuales habían luchado con los ingleses por la colonización de dicho lugar debido a los intereses de ambos por la riqueza mineral de la zona y su posición estratégica entre dos océanos muy importantes. A su vez reprimían a los nativos que se rebelaban contra holandeses e ingleses.

Sin este contexto es difícil entender a los personajes, a Lucy, la hija de David Lurie que se niega a marcharse de la granja en la que vive a pesar de los hechos traumáticos de los que es víctima.

Todos coincidimos en que es una novela dura, muy bien escrita y que engancha. La primera parte es mas liviana, un profesor se lía con una alumna y eso le causará una desgracia tras otra. La segunda parte entra ya en el meollo de la convivencia entre negros y blancos. Todas las obras de Coetzee cuestionan el régimen del apartheid y cualquier tipo de racismo; también es un gran defensor de la dignidad de los animales. No es este el único tema que aborda la novela: el deseo, la vejez, la hipocresía social, etc.

Su prosa es austera, desnuda, precisa, pulida. Para una análisis pormenorizado de la novela os recomendamos este taller de lectura de Liliana Costa. Os dejamos con el trailer de la película del mismo título que protagonizó el gran Malkovich.

Frankenstein sigue vivo

En este escenario del Montblanc,  Chamonix, Ginebra, se desarrolla parte de la acción de Frankenstein. Una naturaleza que relaja al desesperado estudiante Victor Frankenstein.

Quisimos crear un cierto aire de misterio en nuestra última sesión del club de lectura de este año que se termina. Encendimos velas, llenamos la mesa con las diferentes ediciones de Frankenstein y fuimos desentrañando algunas de sus claves.

La edición de 1818 se publicó en  tres volúmenes, la siguiente de 1831 en un solo volumen que contiene 24 capítulos. Esta última está mejor hilvanada aunque la de 1818 es alabada por los críticos por su frescura. Mary era una jovencita de 18 años cuando la publicó por primera vez, para la siguiente era ya viuda y se había convertido en una mujer más prudente.

La acción transcurre en diversos escenarios: Ginebra (Suiza), Alemania, Gran Bretaña y el Polo Norte.

La estructura epistolar del relato no es sencilla y ahí radica también su interés. Las primeras 16 páginas incluyen 5 cartas. El relato de Víktor (149 páginas, 24 capítulos) es el más amplio, e incluye el alegato del propio monstruo; y 12 paginas finales con otras 5 cartas. Podríamos decir que el relato contiene varios trozos o partes que juntos crean la novela. Un puzle que el lector ha de componer. Una especie de caja o muñeca china que dentro incluye otra más pequeña, y así sucesivamente. Como el propio monstruo podemos decir que la novela está hecha de retales. Narrativas concéntricas las ha llamado Isabel Burdiel en la edición de Cátedra (Página 75)

La novela de Frankenstein tiene una estructura de cajas o muñecas chinas.

Tiene dos narradores principales. El estudiante Víctor Frankenstein y el propio monstruo, la criatura. Esta fábula sigue produciendo fascinación en los lectores de hoy. Aquí algunas de las cosas que se dijeron:

Me ha sorprendido lo poco que describe Mary al monstruo (Páginas 120 y 121 de la edición de Nórdica). La imagen que tenemos es de las películas no de la novela. 

El monstruo es una criatura desvalida, que carece de afecto y que es abandonada a su suerte. Es mi personaje preferido, el que más me emociona. Las páginas en las que explica cómo aprende a leer observando a la familia Lacey, son magníficas. (Página 173 y 174 de la edición de Nórdica).

La parte que más me gusta es cuando habla el monstruo, cuando se queja de no tener familia, de no tener con quién hablar, a quién amar. Creo que mucha gente que se siente distinta, por su aspecto, orientación sexual, etc. puede conectar con esta obra. Me recordó la película de El hombre elefante.

Víctor Frankenstein acude a la Universidad de Ingolstadt (Alemania). Es en esta ciudad donde crea al abominable monstruo. La acción transcurre en 17??.  Se publicó por primera vez en 1818.

No sabía que el castillo de Frankenstein existe en realidad, aunque está en ruinas y que tenía una leyenda: en él vivía un alquimista de triste fama obsesionado con hallar una cura para la muerte. Hacía experimentos macabros, para ello profanaba tumbas, robaba restos humanos y molía huesos. De aquí sacó Mary shelley la idea.

La novela tiene tintes feministas, esto dice Víctor refiriéndose a su prometida: Elizabeth aprobaba los motivos de mi marcha, y solo lamentaba el no tener las mismas oportunidades que yo para ampliar su campo de experiencia y cultivar su mente. (Páginas 275 de la edición de Cátedra)

La novela me ha llevado a investigar sobre el mito de Prometeo. Y sobre la vida de Mary. Me ha provocado mucha curiosidad. Me ha encantado la biografía novelada de Charlotte Gordon (Circe, 2018). ¡Me la he bebido!

No es una novela para leer así por la noche, requiere estar muy alerta para entender bien la estructura. Toda la novela es un flashback casi hasta el final.

Y eran ya las nueve de la noche y podríamos haber seguido una hora más. Nos despedimos con esta reflexión.

¿En qué se diferencia de otras novelas góticas? Lo que produce horror no es algo sobrenatural, es algo que podría ser. Por eso produce tanto miedo. El intento de romper con el orden natural de las cosas. Un intento de suplantar a Dios. Es una apelación a la responsabilidad del creador no un rechazo a la ciencia. Hoy en día temas comos los límites éticos de la ciencia, los cyborgs, la robótica, los transplantes, el tráfico de órganos, etc. hacen que la historia siga vigente incluso más que cuando se creó. ¡El año que viene más! ¡Feliz Navidad!

Un paseo por Villa Diodati

Mañana jueves 20 de diciembre tendremos la última sesión del club de lectura de este año. Y nos despedimos nada menos que con Mary Shelley y su criatura. Para ir entrando en situación os invitamos a dar un paseo por el lugar en el que Mary Shelley escribió Frankenstein.

Hemos manejado las dos ediciones (1818 y 1831) y analizaremos las diferencias entre una y otra; la primera es más fresca y la segunda está mejor hilvanada. Hablaremos de los distintos narradores, de esa estructura de cajas chinas, de esos parajes helados, etc. ¿Sabíais que ya en 1823 se adaptó al teatro y acudió la propia autora? It’s alive se títuló. Fue una de las razones por las que se hizo pronto tan popular. Luego el cine catapultó al monstruo a la fama mundial.

Se dice, sin embargo, que es una de las obras más famosas del mundo y menos leída. Hasta el punto de que se confunde a la criatura con el doctor Víctor Frankenstein. Porque Frankenstein no es el monstruo, es su creador, el científico loco. Os esperamos mañana a las 19.30 e la planta baja. Estáis invitados incluso aquellos que no habéis leído la novela. Tras el encuentro seguro que os animáis a hacerlo.