Frankenstein sigue vivo

En este escenario del Montblanc,  Chamonix, Ginebra, se desarrolla parte de la acción de Frankenstein. Una naturaleza que relaja al desesperado estudiante Victor Frankenstein.

Quisimos crear un cierto aire de misterio en nuestra última sesión del club de lectura de este año que se termina. Encendimos velas, llenamos la mesa con las diferentes ediciones de Frankenstein y fuimos desentrañando algunas de sus claves.

La edición de 1818 se publicó en  tres volúmenes, la siguiente de 1831 en un solo volumen que contiene 24 capítulos. Esta última está mejor hilvanada aunque la de 1818 es alabada por los críticos por su frescura. Mary era una jovencita de 18 años cuando la publicó por primera vez, para la siguiente era ya viuda y se había convertido en una mujer más prudente.

La acción transcurre en diversos escenarios: Ginebra (Suiza), Alemania, Gran Bretaña y el Polo Norte.

La estructura epistolar del relato no es sencilla y ahí radica también su interés. Las primeras 16 páginas incluyen 5 cartas. El relato de Víktor (149 páginas, 24 capítulos) es el más amplio, e incluye el alegato del propio monstruo; y 12 paginas finales con otras 5 cartas. Podríamos decir que el relato contiene varios trozos o partes que juntos crean la novela. Un puzle que el lector ha de componer. Una especie de caja o muñeca china que dentro incluye otra más pequeña, y así sucesivamente. Como el propio monstruo podemos decir que la novela está hecha de retales. Narrativas concéntricas las ha llamado Isabel Burdiel en la edición de Cátedra (Página 75)

La novela de Frankenstein tiene una estructura de cajas o muñecas chinas.

Tiene dos narradores principales. El estudiante Víctor Frankenstein y el propio monstruo, la criatura. Esta fábula sigue produciendo fascinación en los lectores de hoy. Aquí algunas de las cosas que se dijeron:

Me ha sorprendido lo poco que describe Mary al monstruo (Páginas 120 y 121 de la edición de Nórdica). La imagen que tenemos es de las películas no de la novela. 

El monstruo es una criatura desvalida, que carece de afecto y que es abandonada a su suerte. Es mi personaje preferido, el que más me emociona. Las páginas en las que explica cómo aprende a leer observando a la familia Lacey, son magníficas. (Página 173 y 174 de la edición de Nórdica).

La parte que más me gusta es cuando habla el monstruo, cuando se queja de no tener familia, de no tener con quién hablar, a quién amar. Creo que mucha gente que se siente distinta, por su aspecto, orientación sexual, etc. puede conectar con esta obra. Me recordó la película de El hombre elefante.

Víctor Frankenstein acude a la Universidad de Ingolstadt (Alemania). Es en esta ciudad donde crea al abominable monstruo. La acción transcurre en 17??.  Se publicó por primera vez en 1818.

No sabía que el castillo de Frankenstein existe en realidad, aunque está en ruinas y que tenía una leyenda: en él vivía un alquimista de triste fama obsesionado con hallar una cura para la muerte. Hacía experimentos macabros, para ello profanaba tumbas, robaba restos humanos y molía huesos. De aquí sacó Mary shelley la idea.

La novela tiene tintes feministas, esto dice Víctor refiriéndose a su prometida: Elizabeth aprobaba los motivos de mi marcha, y solo lamentaba el no tener las mismas oportunidades que yo para ampliar su campo de experiencia y cultivar su mente. (Páginas 275 de la edición de Cátedra)

La novela me ha llevado a investigar sobre el mito de Prometeo. Y sobre la vida de Mary. Me ha provocado mucha curiosidad. Me ha encantado la biografía novelada de Charlotte Gordon (Circe, 2018). ¡Me la he bebido!

No es una novela para leer así por la noche, requiere estar muy alerta para entender bien la estructura. Toda la novela es un flashback casi hasta el final.

Y eran ya las nueve de la noche y podríamos haber seguido una hora más. Nos despedimos con esta reflexión.

¿En qué se diferencia de otras novelas góticas? Lo que produce horror no es algo sobrenatural, es algo que podría ser. Por eso produce tanto miedo. El intento de romper con el orden natural de las cosas. Un intento de suplantar a Dios. Es una apelación a la responsabilidad del creador no un rechazo a la ciencia. Hoy en día temas comos los límites éticos de la ciencia, los cyborgs, la robótica, los transplantes, el tráfico de órganos, etc. hacen que la historia siga vigente incluso más que cuando se creó. ¡El año que viene más! ¡Feliz Navidad!

Anuncios

Un paseo por Villa Diodati

Mañana jueves 20 de diciembre tendremos la última sesión del club de lectura de este año. Y nos despedimos nada menos que con Mary Shelley y su criatura. Para ir entrando en situación os invitamos a dar un paseo por el lugar en el que Mary Shelley escribió Frankenstein.

Hemos manejado las dos ediciones (1818 y 1831) y analizaremos las diferencias entre una y otra; la primera es más fresca y la segunda está mejor hilvanada. Hablaremos de los distintos narradores, de esa estructura de cajas chinas, de esos parajes helados, etc. ¿Sabíais que ya en 1823 se adaptó al teatro y acudió la propia autora? It’s alive se títuló. Fue una de las razones por las que se hizo pronto tan popular. Luego el cine catapultó al monstruo a la fama mundial.

Se dice, sin embargo, que es una de las obras más famosas del mundo y menos leída. Hasta el punto de que se confunde a la criatura con el doctor Víctor Frankenstein. Porque Frankenstein no es el monstruo, es su creador, el científico loco. Os esperamos mañana a las 19.30 e la planta baja. Estáis invitados incluso aquellos que no habéis leído la novela. Tras el encuentro seguro que os animáis a hacerlo.

El cine de Aki Kaurismäki

Fotograma de la película Nubes pasajeras de Aki Kaurismäki. El color también narra en el cine de este director finlandés. El azul es su color.  Esta tarde a las 20.15 en la Filmoteca de Logroño.

Hoy martes podremos ver la última película del ciclo que Cinexín, el cineclub de la Universidad de La Rioja, ha programado sobre el director finlandés Aki Kaurismäki. Provocador, amante de los libros por encima de todo y de los perros, en todas sus películas salen perros, son de su propiedad.

Su cine tiene un aire kitch, los objetos son siempre fuera de colección, trastos pasados de moda. Sus personajes tiernos y al mismo tiempo pudorosamente inexpresivos. Con todo ello crea una poética que dificílmente se olvida. Muchas gracias a Cinexín por descubrirnos tantos autores, tantas películas. ¡Nos encontramos en la Filmoteca Rafael Azcona hoy martes a las 20.15!

El tesoro del cisne negro

Ilustración de El tesoro del cisne negro de Paco Roca y Guillermo Corral (Astiberri, 2018). Cómic del mes de la BUR, nº 72, diciembre de 2018.

Si hay algo que todo el mundo destaca de Paco Roca es su versatilidad. Desde su aclamado Arrugas hasta ahora no ha parado de trabajar en proyectos muy distintos. Acaba de llegar a las librerías su último trabajo: El tesoro del cisne negro.

El guión es del diplomático español Guillermo Corral. Coincidieron por puro azar y el diplomático le contó una historia sobre expolio de patrimonio español que él había vivido muy de cerca. Tras un tira y afloja, que si más realidad o más ficción, han creado una novela gráfica que excede del género de la aventura por la aventura para acercarse a la trama política.

La historia tiene ritmo, el tema es atractivo y se aprende mucho del mundo de las relaciones internacionales, el funcionariado, etc. pero…

Quizá sea un poco osado por nuestra parte decir que las imágenes a veces resultan muy repetitivas (Páginas 22-23, 55, 114-115, etc.) ¿De verdad se precisan tantas viñetas similares para reproducir los diálogos? ¿No sería más sencillo un sola viñeta con unos bocadillos de texto más amplios? Lo mejor: la cubierta o portada del libro.

Al parecer se está preparando una serie de televisión sobre la novela gráfica que se podrá ver en 2020. Se pretende rodar en los escenarios reales. De momento, queda a vuestra disposición en la planta baja de la Biblioteca. Llevátela en préstamo para estas vacaciones de Navidad.

¿Cómo leer hoy Frankenstein?

Tres interesantes ediciones de la novela de Mary Shelley, Frankenstein.

Dado que este año 2018 se cumple el Bicentenario de la 1ª edición (1818) de la novela de Mary Shelley, Frankenstein, nos hemos propuesto leerla en el club de lectura. Pero ¿qué lectura podemos hacer hoy de este clásico de la literatura universal?

  • Podemos leerla como una obra de terror con monstruo.
  • Como una novela de ciencia ficción que nos advierte del peligro de hacer un mal uso de la ciencia, que cuestiona los avances científicos. Un tema propio del siglo XXI.
  • Como una obra que profundiza en la tremenda soledad de la criatura.
  • O incluso, como una fábula que nos habla de la necesidad de ser reconocido por los demás.

Todo esto está dentro de la obra de Mary Shelley. El estudiante de medicina Víctor Frankenstein consigue crear una espantosa criatura hecha con retales de cadáveres. Y llama la atención cómo pasados doscientos años, la obra nos provoca tantas preguntas: ¿Cuál es el lugar de la ciencia en la sociedad? ¿Quién es el monstruo, la criatura, o su creador Víctor Frankenstein?

La Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos ha restaurado la primera adaptación cinematográfica de ‘Frankenstein‘, una producción de Edison de 1910 dirigida por J. Searle Dawley. Más que una narración coherente son una serie de escenas que cobran todo su sentido si has leído la novela. Cine mudo, dura apenas 15 minutos. ¡Fantástica!