Hay ropa tendida

El 7 de abril se presentó en la Casa de Cultura de Muskiz (Vizcaya, País vasco. 7.000 habitantes) este documento de 7 minutos que recoge testimonios de mujeres de Muskiz que en otra época acudían a los diferentes lavaderos públicos existentes en el pueblo. La recuperación de estos recuerdos es un acto de reconocimiento social que ha impulsado el Área de Igualdad del ayuntamiento y facilitado la biblioteca de esta localidad.

El bibliotecario Fernando Juárez cuenta que la idea partió de un comentario/deseo de la técnica de Igualdad con motivo de las actividades realizadas el 8 de marzo en la biblioteca: No estaría mal difundir las vivencias de las mujeres en los lavaderos. De modo que se pusieron a buscar material gráfico, canalizar las entrevistas realizadas en el Centro de Día, coordinar transcripciones de los testimonios, realizar el guión del vídeo, encontrar quién lo editase, etc. En el vídeo, Reflejos en el agua,  leemos que expresiones como Lavar la ropa sucia y Hay ropa tendida nacieron en estos espacios.

Felicidades por esta iniciativa que apenas con unas fotografías en blanco y negro recupera un trocito de historia, no solo de las mujeres de Muskiz, en todos los pueblos de España se vivió esta realidad que hoy desconocen muchos jóvenes. Un ejemplo de cómo se pueden crear contenidos con pocos medios pero mucha ilusión.

Anuncios

3 pensamientos en “Hay ropa tendida

  1. Precioso el vídeo de los lavaderos de Muskiz. A mi madre, de pequeña, le encantaba ir al lavadero porque allí siempre pillaba algo de las conversaciones de las mujeres, cuando creció lo suficiente como para ir a lavar ya no le gustaba tanto.
    “En el lavadero te enterabas de lo que se decía y de lo que se ocultaba. Se lavaba la ropa de toda la familia delante del resto de las mujeres del pueblo, hasta la más íntima”.

  2. Me acuerdo del lavadero de mi pueblo con tejado que desgraciadamente ya no existe, como tantas cosas se derribó.
    Yo iba con mi madre y me gustaba mucho frotar la ropa con el jabón “de trozo” (lo que ahora llamamos jabón de lagarto) que entonces (años sesenta) se hacía en casa.
    Entre la cabeza y el balde para soportar mejor el peso nos poníamos una especie de toalla llamada rodillera.
    He encontrado esta definición: Rodilla retorcida y enrollada, que se ponían las mujeres en la cabeza para transportar cantaros, baldes y otros. (http://vesalio.es/MIPUEBLO/diccionario2.htm)
    Es curioso que en la definición ya se insiste que lo usaban solo las mujeres.

  3. Me ha gustado mucho este reportaje. Me parece importante que quede memoria de este mundo ya desaparecido, del duro trabajo de las mujeres, que los jóvenes no crean que las lavadoras nacieron con el Big Bang.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s