Cuando tu marido es un elemento radiactivo

Jueves 16 de diciembre de 2016. Club de lectura de la BUR.

Jueves 15 de diciembre de 2016. Club de lectura de la BUR. Hablando de “Voces de Chernóbil”

No debe usted olvidar que lo que tiene delante ya no es su marido, un ser querido, sino un elemento radiactivo con un gran poder de contaminación. No sea usted suicida. Recobre la sensatez. (Frase de un médico a la mujer de un bombero. Página 32)

La primera de las historias de Voces de Chernóbil, Una solitaria voz humana, es una de las más conmovedoras. En la sesión de ayer jueves todos coincidimos en la dureza de la obra y sin embargo, en lo necesaria que resulta.

voces-de-chernobilEs sobrecogedora pero hay que conocer la historia, las cosas que pasan; tendría que ser de lectura obligada en los institutos, para que los jóvenes sepan lo que ocurrió, muchos desconocen por completo la gravedad de la catástrofe de Chernóbil.

Este libro yo no lo hubiera leído jamás, confieso que lo he leído por obligación, por compartir la lectura con vosotros. Porque soy muy escéptico, pienso que esto puede volver a pasar, en cualquier central nuclear, no son seguras. Y si ocurriera, nos engañarían de nuevo, no nos cuentan toda la verdad, en ningún país, capitalista o comunista. ¿Es segura Garoña? ¿Sabemos toda la verdad sobre Japón?

No había leído nunca una obra así, entre novela, reportaje literario, crónica periodística, entrevistas. La suma de todos los testimonios, muy distintos unos de otros, es lo que te da perspectiva, ves la catástrofe desde distintos puntos de vista.

Me gusta porque a pesar de las tragedias humanas que recoge, la autora mantiene cierta distancia, no cae en sentimentalismos inútiles, el tono es objetivo, y eso le da más fuerza si cabe. He leído que la autora afirma que El socialismo de hoy es una mezcla de prisión y jardín de infancia. El pueblo ruso lleva siglos sufriendo. El paso hacia el capitalismo lejos de ser suave ha sido salvaje, ha generado mucha desigualdad.

Desde luego, la obra provocó mucho debate y algunos rogaron que busquemos libros alegres para otras sesiones. Para compensar. Nos despedimos con estas palabras que pronunció la autora en su discurso al recoger el Premio Nobel en la Academia sueca:

¿Por qué escribo? Me han llamado una escritora de catástrofes, pero esto no es cierto. Siempre estoy en busca de palabras de amor. El odio no nos salvará. Solo el amor. Y tengo esperanza…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s